fbpx

MAMÁ QUIERO SER WEDDING PLANNER

 In Organización de eventos, Reflexiones de Laurita
www.laurafadul.com

Casamiento Agus & Fer

Este año cumplimos ya 5 años en el mercado, y me he sentado a recordar el camino recorrido. Tantas ilusiones, sueños y tiempo, pero tanto amor y pasión encuentro en este camino que no puedo parar de sonreír.

Todavía recuerdo como si fuera ayer mis inicios, dejaba de hacer eventos en relación de dependencia para una importante empresa de multimedios de Córdoba y decidía (yo y mi cabecita ingeniosa) empezar a recorrer el camino solita, pero faltaba el paso más importante, hacer pública mi decisión de ser independiente, de recorrer el camino sola, y hacer que entiendan lo que quería hacer…

Recuerdo estar hablando con mi familia mi plan a futuro (debo reconocer que mi cabeza lo imagino más fácil, al camino claro está) y todos proponían que me busque una trabajo de medio tiempo, y que el resto del día haga eventos, yo insistía que así no funcionaba, que si una novia me buscaba para que la ayude, no le podía decir “ok, pero de tal hora a tal hora yo trabajo de otra cosa”, sentía que me la tenía que jugar al todo o nada, y con comentarios a favor y en contra allá fui…

En estos 5 años el camino recorrido tiene todo tipo de colores, como así también sus subidas y bajas, pero hay algo que todavía se sigue repitiendo, por un lado, el grupo de personas que aún no entiende muy bien que hacemos, ¿vamos a fiestas? ¿Preparamos detallitos? Y por otro lado están los que piensan que es una profesión super glam donde todo es alegría y vestirnos bien.

La verdad es que si, es una profesión hermosa, pero no creo que sea más o menos de aquel contador que ama lo que hace, o el abogado que disfruta de recorrer tribunales, toda profesión es hermosa si amas y tenes pasión por eso que estás haciendo.

En cuanto que es lo que hacemos es un poco más amplio que ir a fiestas, y preparar detalles.  Es acompañar a parejas, desde sus inicios, para que puedan llevar a delante un sueño, al que lo van a cargar con sentimiento, tiempo y dinero. Pero para poder hacerlo, es necesario invertir muchas horas en investigar, conocer proveedores, negociar con ellos, pensar y desarrollar ideas únicas, tener la capacidad de cambiar el chip de forma automática, porque en el transcurso del día te va s estar juntando con parejas diferentes, en donde sus gustos, presupuestos, entre otras cosas, y como debe ser, no se parecen en nada.

Cumple de 40 de Matías

Es tener que mediar con miles de proveedores, para que ese día todos se luzcan, trabajen en equipo y el resultado sea soñado, es responderle a miles de invitados, que no recuerdan el horario de la ceremonia, necesitan una dieta puntual, o que les ayude con el hospedaje o una combi para poder trasladarse. Son largas horas de café con los padres, porque los chicos “no están cediendo”, y a ellos les encantaría hacer algunas cositas que tienen pensadas.

Es tener esa capacidad de preparar una mudanza y lograr que entre en el auto miles de cosas que se llevan por las dudas pase…. Es asumir que te vas a perder muchas reuniones y eventos ya sean de amigos o familia, porque tenes que trabajar ese día. Y todo esto, también forma parte de ser wedding.

Y esto es gran pantallazo de lo que se significa ser wedding planner, entendiendo que cada pareja que te llega es distinta, con ideas distintas, y buscando una boda que se diferencie de las que ya fueron, que no sea más de lo mismo. Es irte a dormir la noche previa a un evento con un nudo en el estómago rezando que todo fluya como se planeó, es poder seguir festejando como la primer boda, cada vez que te confirmar un fecha.

Es ver la alegría de una pareja con una idea que les gusto, es conseguir que el presupuesto de un proveedor encaje con el de una boda, porque sabes que va perfecto con lo que están buscando, la cara única de la novia cuando se está preparando y el día está soñado, son los mensajes que te llegan después de la fiesta, porque están felices, es haber logrado un equipazo trabajando ese día, es ese fotón que te pasa el fotógrafo que te saco justo entre corrida y corrida, o ayudando a alguien. Es esa cena con la pareja para festejar que todo fue un éxito.

Por todo esto y mucho más, es por lo que amo mi profesión, por todo esto y mucho más es que digo que no tengo clientes, sino que hago amigos, a los que hoy le preparo los cumpleaños de sus hijos, las fiestas de sus empresas, o esos momentos que merecen ser celebrados.

Un beso

Laura Fadul

“El éxito de un evento está en los detalles”